Desde 1977, el Gobierno de EUA clasifica a su demografía como “blanco”, “negro” e “hispano”. Foto: The Huffington Post.

De una forma radical, el Gobierno del presidente Donald Trump propone modificar cómo se pregunta a los ciudadanos de Estados Unidos sobre su raza y etnia en el censo nacional de 2020, el cual estará diseñado con los estándares de la Casa Blanca.

El cambio, advierte la radiodifusora NPR, podría alterar la forma en que se contabiliza la población con raíces latinas, pues erradicaría el dilema de su identidad.

La Casa Blanca espera dar a conocer su decisión sobre esta propuesta el próximo 1 de diciembre, pero es posible que el anuncio se adelante al final del mes de noviembre.

Cualquier cambio en los indicadores de los datos sobre raza y etnia podría tener consecuencias en restricciones legislativas y el fortalecimiento de los derechos electorales, de vivienda y otras leyes diseñadas contra la discriminación, reporta la NPR.

Desde 1977, informa la cadena, el Gobierno de Estados Unidos clasifica a su demografía como “blanco”, “negro” e “hispano” bajo estándares que perduraron hasta 1997, cuando por única ocasión fueron actualizados estos términos.

Este tipo de encuestas tienen al menos dos preguntas esenciales: si los ciudadanos se identifican como hispanos o latinos y de cuál raza se consideran.

“La gente estaba muy segura en cómo respondía a la pregunta hispana, pero cuando van a la pregunta racial y hay una lista de opciones que define otros grupos étnicos y no ven el suyo se ponen más o menos confundidos”, dice a la NPR Tomás Jiménez, sociólogo de la Universidad de Stanford.

El dilema

Muchos latinos dejan en blanco la pregunta sobre la raza u optan por la opción de “otra”, la cual constituyó el tercer grupo racial más grande reportado en los resultados de los censos levantados entre el 2000 y 2010.

Para capturar de forma más precisa los datos en 2020, el Buró de Censo de Estados Unidos recomendó combinar las dos preguntas en una, con “hispano o latino” como la única respuesta, tanto para la raza como la etnia.

Pero la propuesta ha levantado la duda de si los hispanos que en el pasado marcaron “blanco” lo harán ahora si “hispano” está dentro de las categorías de raza y etnia.

El Gobierno estadounidense ha investigado como al combinar ambos conceptos podría afectar los resultados del próximo censo, pues disminuiría la estadística de ciudadanos identificados como “blancos” en 2020.

“Eso alimentaría algunas de las ansiedades que están detrás del movimiento supremacista”, advierte a la NPR la socióloga de la Universidad de Nueva York, Ann Morning.

Deje un mensaje

  • (no va a ser publicado)