Los malos hábitos alimenticios de la comunidad latina hacen que sea propensa a hipertensión e infartos. Foto: Vice.

Con el arranque del Thanksgiving inicia el maratónico festín gastronómico entre la comunidad latina en Estados Unidos, especialmente la mexicana, que se prolonga en la temporada navideña y culmina con un arrepentimiento mayúsculo cuando en enero esos kilitos extra no te dejan entrar en los skinny jeans que te regalaron.

Sí, es una deliciosa etapa en la que los tamales, las gorditas, el mole y los buñuelos desfilan por los comedores de las familias que aún mantienen vinculado su paladar con los sabores al sur de la frontera. La tentación es fuerte cuando los olores del menú impregnan el hogar, pero también el impacto a tu corazón si no te moderas.

¿Una botanita entre comidas o un tentempié a media noche, ya que empezarás la dieta en 2018? Pues ahora piénsalo dos veces: la American Heart Association y un grupo de diez profesionales de la salud establecieron nuevos parámetros que ahora consideran a casi la mitad de la población de Estados Unidos como hipertensa.

Es correcto, amante de la capirotada, el problema es tan grande que la organización ahora recomienda que esta enfermedad crónica debe ser tratada con una presión de 130/80, en lugar de 140/90. Michael Annabi, doctor de El Paso Internal Medicine, explica para la cadena ABC-7 que la mayoría de sus pacientes son latinos.

“Es algo que impacta a los hogares”, advierte el doctor de esta ciudad fronteriza en Texas, donde hay una alta densidad de hispanos con una dieta a base de grasas y carbohidratos.

El fenómeno es alarmante, pues del total de latinos que sufren de un infarto, 72 por ciento tiene presión arterial alta, una condición que se presenta en un 66 por ciento de los blancos que experimentan un ataque cardíaco, según la American Heart Association. ¿Cuál es la solución? Annabi recomienda inculcar la cultura del chequeo médico.

Tampoco hay que olvidar los hábitos alimenticios saludables. Hoy, cuando el Thanksgiving transcurre entre risas y abrazos en familia, hay que recordar que el motivo de esta festividad es agradecer por las bendiciones de la vida. Tu vida.

Deja ese tamal sobre la mesa si ya estás satisfecho y tu corazón también te lo agradecerá.

Deje un mensaje

  • (no va a ser publicado)