La política aplicada por el Gobierno de Estados Unidos de separar a los niños migrantes de sus familias fue criticada por la primera dama, Melania Trump.

A través de un portavoz, la esposa del mandatario estadounidense fijó su posicionamiento en contra de esa medida.

“La señora Trump odia ver a los niños separados de sus familias, y espera que ambas partes (republicanos y demócratas) puedan finalmente unirse para lograr una exitosa reforma de inmigración”, indicó Stephanie Grisham, vocera de Melania.

Grisham recalcó que la primera dama “cree que debemos ser un país que siga todas las leyes, pero también un país que se gobierne con el corazón”.

Esta declaración se da en un momento crítico en materia de migración, pues se calcula que aproximadamente dos mil niños se encuentran en albergues transitorios, mientras sus padres enfrentan procesos federales por ingresar ilegalmente a Estados Unidos.

Trump ha sido claro y afirmó que esa y otras medidas continuarán aplicándose mientras no se cumplan con las exigencias en ese tema, específicamente la construcción del muro fronterizo.

El Gobierno estadounidense ha explicado en ese sentido que hay espacio insuficiente en los centros de detención para migrantes, por lo que los niños tienen que ser separados de sus padres.

Deje un mensaje

  • (no va a ser publicado)