En un lapso de apenas 2 semanas las autoridades migratorias de Estados Unidos separaron a un total de mil 995 niños migrantes de sus familias, detalló el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés).

Esta cifra se alcanzó en un lapso de apenas dos semanas, comprendido entre entre el 19 de abril y el 31 de mayo.

La separación se dio debido a la entrada ilegal a territorio estadounidense, por violaciones a la normativa migratoria o bien por posibles faltas a la ley por parte de los adultos que los acompañaban.

Esta es política de separación de familias fue impuesta por el Gobierno estadounidense para ahuyentar a los migrantes, medida que ha sido criticada a nivel mundial.

El presidente Donald Trump ha declarado al respecto que lamenta la situación, pero responsabilizó de la situación a los congresistas demócratas, acusándolos de que no han puesto de su parte para crear una nueva ley en materia migratoria.

Deje un mensaje

  • (no va a ser publicado)